Es una experiencia de aprendizaje el uso del Blog y el camino hacia un Blog Socioeducativo.
Con tantos recursos interactivos, será un reto mantenerlo actualizado.

jueves, 20 de octubre de 2016

Grupo CLACSO-Caribe #SolidaridadConHaiti

Comunicado de Apoyo y Solidaridad con el Pueblo Haitiano
Grupo CLACSO-Caribe


El Comité Directivo y la Secretaría Ejecutiva de CLACSO desean compartir su profunda preocupación por los efectos devastadores del huracán Matthew en el Caribe y expresar su mayor solidaridad con el pueblo haitiano.
Asimismo, manifiestan su apoyo y suscriben el siguiente Comunicado del Grupo de Trabajo CLACSO “Crisis, respuestas y alternativas en el Gran Caribe”.

Nosotros, académicos e investigadores de la región latinoamericana y caribeña, reunidos en el Grupo de Trabajo (GT) del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) sobre “Crisis, Respuestas y Alternativas en el Gran Caribe”, deseamos manifestar nuestra solidaridad con todas las comunidades afectadas por el paso del huracán Matthew y en especial con el pueblo haitiano, que sufre con mayor dureza los efectos devastadores asociados a este evento natural.

Tras el paso del huracán, Haití reporta más de dos millones de personas afectadas directamente, más de 1,4 millones de personas necesitadas urgentemente de ayuda humanitaria - de ellas el 40% son niños - y más de 175.000 desplazados. Hasta el 14 de octubre la Dirección de Protección Civil (DPC) de Haití había confirmado 546 muertes, 438 heridos y 128 personas desaparecidas. Alrededor de 750.000 personas necesitarán ayuda humanitaria y protección durante los próximos tres meses.

El país ha perdido aproximadamente 400.000 animales y más de un millón de árboles, el 50% de la producción cafetalera y la casi totalidad de los recursos de vida de la población en tres departamentos. El huracán tuvo un impacto devastador sobre el medio ambiente de la región del país que contaba con la mejor cobertura forestal y sobre la infraestructura pública y de comunicación. Más de 100.000 niños haitianos no pueden continuar sus estudios porque sus escuelas y liceos han sido destruidos. Más de 175.000 personas viven en 224 refugios temporales.

De especial gravedad resulta el aumento de la epidemia de cólera en un momento en que decenas de miles de personas no tienen acceso al agua potable.Algunas áreas del país reportan hasta 60 casos de cólera por día, en contraste con los 20 casos a la semana que se reportaban antes del huracán.

Deseamos que nuestra solidaridad se sume a la esperanza y el trabajo duro que los pueblos de la región, y en particular el pueblo haitiano, hoy realizan en pos de la recuperación.
Reconocemos el apoyo brindado por las comunidades latinoamericana y caribeña, de conjunto con la ayuda que llega de otras latitudes más lejanas, a los pueblos del Caribe. Es nuestro deseo que esta ayuda sea puesta en función de los intereses de las comunidades más afectadas que buscan salir del círculo vicioso de la pobreza, disfrutar de salud, techo y empleo, seguridad para sus familias y educación para sus hijos.

Reafirmamos nuestro compromiso con los esfuerzos para la reconstrucción de Haití siempre que sean conducidos con apego al respeto de los principios de la soberanía haitiana y tengan, como propósito mayor, el bienestar del pueblo haitiano y no la extensión de la pobreza, la profundización de la desigualdad, el aumento de abusos y violencia y la violación sistemática de los derechos humanos. En este espíritu, saludamos las iniciativasdiversas que nacen en pos de ayudar a Haití y expresamos nuestra disposición de sumarnos a estos esfuerzos, que reconocemos deben ser conducidos, monitoreados y evaluados por los haitianos en lo fundamental.

Demandamos que se implementen acciones efectivas para la indemnización y reparación a las víctimas del cólera en Haití. En agosto de 2016, el Secretario General de la ONU lamentó el sufrimiento del pueblo haitiano debido a la epidemia de cólera y afirmó que las Naciones Unidas tiene una responsabilidad moral con las víctimas de la enfermedad, por lo que debe apoyar al país en la construcción de los sistemas de agua, saneamiento y salud. Estas intenciones deben materializarse prontamente y proveer asistencia material y apoyo efectivo a las personas más afectadas por el cólera y a sus familias.


Miembros del GT CLACSO “CRISIS, RESPUESTAS Y ALTERNATIVAS EN EL GRAN CARIBE”