Es una experiencia de aprendizaje el uso del Blog y el camino hacia un Blog Socioeducativo.
Con tantos recursos interactivos, será un reto mantenerlo actualizado.

martes, 18 de marzo de 2014

Venezuela-Panamá (1)



El tema de las relaciones Venezuela-Panamá y las implicaciones en al marco regional ha sido recurrente como internacionalista y caribeñista. A partir del 05 marzo 2014 se añaden elementos de preocupación, cargada seguramente de subjetividad por el lugar que ocupa Panamá y su gente en nuestra historia y corazones. Dicho eso y con el compromiso de hacer seguimiento, en esta oportunidad se dejan algunas ideas sueltas. 
En el vaivén de la diplomacia de declaraciones (micrófono) Venezuela-Panamá que se ha venido presentando por las decisiones del Presidente venezolano de suspender relaciones diplomáticas y declarar una "congelación" de las relaciones económicas y comerciales con la nación itsmeña... hay movimientos formales y técnicos para generar un clima-espacio de acercamiento que permita precisar los efectos reales de la ruptura diplomática.
El tema de la intervención e injerencia en los asuntos internos es el motivo de los reclamos y acciones. El primero en reclamar fue el Presidente Maduro, ante la propuesta del Canciller panameño dentro del Consejo Permanente de la OEA para convocar una reunión de Cancilleres en busca de activar la Carta Democrática Interamericana. Ahora se contrapone a las acusaciones que ha hecho el Presidente Martinelli de una injerencia en la campaña electoral de los comicios presidencial y de otros niveles que se realizará en Panamá el próximo 04 de mayo. Mientras tanto, la incertidumbre rodea las transacciones, las deudas entre empresarios, el ritmo y volumen de las importaciones que estaban programadas llegar a Venezuela desde Panamá; pero también el movimiento turístico y migratorio de personas y familias venezolanas que se han radicado en territorio panameño.
Fuente: ww.elnuevodiario.com.ni
Los eventos en los que se basó el gobierno panameño para hacer la propuesta en la OEA siguen en desarrollo en Venezuela: protestas de estudiantes, violencia y denuncias de violación de derechos humanos. El resultado, en pocas palabras, tiene dos momentos. El 08 de febrero, la aprobación no consensuada de una Declaración de la OEA frente a la situación de Venezuela titulada “SOLIDARIDAD Y RESPALDO A LA INSTITUCIONALIDAD DEMOCRÁTICA, AL DIÁLOGO Y A LA PAZ EN LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA”, con 29 votos a favor y 3 reservas (Estados Unidos, Canadá y Panamá). El 05 de marzo, el anuncio de la Ruptura de Relaciones Diplomáticas de Venezuela con Panamá.
El tiempo no siempre es el mejor consejero, pero el desarrollo de acontecimientos requiere de tiempo. En el terreno diplomático, será necesario tiempo y circunstancias para un escenario favorable de restablecimiento de relaciones. Siguiendo la tradición y convenciones, los asuntos consulares los lleva un tercer estado (artículos 45 y 46 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas). En territorio venezolano, los asuntos de Panamá los llevará el Consulado de Costa Rica. Desconocemos, por el momento, la decisión del gobierno de Venezuela. 
En el terreno económico y comercial, si bien el principio indica que las obligaciones contraídas debe ser cumplida, lo cierto es que el estilo decisional de algunos de nuestros países latinocaribeños no tiene lógicas formales y técnicas. De eso no escapa el gobierno venezolano.  El anuncio de “congelar” relaciones tuvo efecto inmediato a pesar de que solo fue una declaración en “cadena de radio y televisión”. El hecho práctico no se corresponde con las normas de relacionamiento por lo que deja en desventaja temporal a Panamá para poder hacer un reclamo formal en instancias internacionales. 
Por lo pronto, tal como lo ha declarado el Ministro de Industria y Comercio, el gobierno de Panamá ha elevado notas de protesta ante la OMC. Podrá convertirse en un reclamo formal que conduzca a un panel de expertos. Es un escenario posible. 
La OMC es el espacio comercial-técnico pero seguramente la OEA, tan duramente criticada en estos tiempos, volverá a ser un escenario de debate o "drenaje" de los temas de respeto a la soberanía y la no intervención. 
El otro escenario que se desarrolla está en la política interna en Panamá, el contexto de la campaña en un Proceso de Megaelecciones que ha adquirido otros matices en la dinámica comunicacional en las simpatías de votación; además de la oferta sobre un programa económico y social, dos temas de relaciones internacionales parecen tener mucha visibilidad y trascendencia: las negociaciones para la última etapa de la ampliación del Canal y ahora las implicaciones bilaterales y regionales de la relación diplomático-comercial con Venezuela.


Mientras tanto...incertidumbre.... sumadas a las mutuas acusaciones y acciones de injerencia.

Esta ruptura de relaciones me ha dejado el “corazón partío” pero bien vale la pena cantar el estribillo de esa canción del maestro Rubén Blades: “Maestra vida, camará,  te dá, te quita, te quita y te dá”.


Referencias:

Mapas explicativos en ocasión de la Crisis Ucrania-Crimea

Mapas explicativos sobre  Tableros geopolíticos y diversidades etnoculturales, en ocasión de la Crisis  Ucrania-Crimea

En esta oportunidad las aguas del mar que ocupan mi atención no son las del Caribe sino unas un poco más lejanas, donde concurren con distinta intensidad dos elementos que generalmente ocupan las reflexiones caribeñas: la geopolítica y la diversidad cultural. La lejanía de esas aguas posiblemente genere alguna imprecisión. Solo puedo decir en descargo que la preocupación por los temas de relaciones internacionales orienta estas líneas. Es el caso de Crimea; la atención y tensión que ha rodeado a la península de Crimea en la geopolítica internacional.
La posición estratégica por la cercanía a los mares es uno de los elementos explicativos de las "inflexiones" y cambios en las relaciones internacionales (al menos siglos XIX e inicios del XX) donde Rusia aparecía involucrada. Por ende, el tablero de juego de "apetencias" geopolíticas aparecía de manera recurrente.
Pues bien, siglo XXI, a casi 100 años de la chispa que enciende la primera Guerra Mundial nos encontramos que la geopolítica mundial vuelve a jugar con las diversidades culturales en las llamadas ex-repúblicas soviéticas.

En la historia de las relaciones internacionales y la configuración de poderes la península de Crimea es una referencia obligada al estudiar la segunda guerra mundial.


En el año 1945, en plena guerra, la ciudad de Yalta, fue sede de una Cumbre conocida como la Conferencia de Yalta (4-11 Febrero) donde se reunieron impensables aliados (Estados Unidos, Inglaterra y Rusia/Rosevelt, Chrurchill y Stalin) también se ‘avaló’  el documento que meses después serviría de base para que en la Conferencia de San Franciso (25 Abil-26 Junio) se firmara la Carta de la Organización de las Naciones Unidas.

Han transcurrido poco más de 20 años de la desintegración de la URSS y vemos de manera recurrente que la 'reconfiguración' de las relaciones internacionales está anclada en turbulento mundo postbipolar.
En el Tablero geopolítico parecen estar claros los jugadores y es lo más visible en los medios internacionales: poder político y militar, provisión de hidrocarburos (petróleo y gas), acceso a los mares, turismo, etc.
En el espacio geopolítico tradicional hay elementos sociales que siguen siendo ‘menos importante’: la historia, tradiciones e identidades de los pueblos en lo cultural y/o lingüístico: Ukrania, Crimea, Tártaros, Rusos, entre otros.
  


Todo apunta a una escalada de tensión que seguramente afectará de distinta manera mercados internacionales, bolsas de valores, industria armamentista y tecnológica, entre otras. Pero muy seguramente recrudecerán los enfrentamientos entre poblaciones, el desplazamiento de familias serán un triste legado.
Los anuncios de la organización y ordenación territorial de la Crimea anexionada marca una velada limpieza étnica que rememora los tiempos de los rusos y luego soviéticos durante las dos guerras mundiales.
El mapa explicativo del artículo titulado: “El mapa que explica la crítica situación de Ucrania y Crimea” muestra un 'panorama  de preferencias'  de las poblaciones en el juego geopolítico.
Sería conveniente recurrir a algunos otros que nos ayuden en una comprensión de una realidad compleja que vá más allá de las preferencias pro-occidentes y pro-rusas. Por ello solo con el ánimo de comprender la complejidad he añadido otros mapas que muestran lo petrolero y lingüístico-cultural.
En ese contexto hay dos aspectos relacionados pero con efectos distintos. Por una parte, la acción multinacional está en desarrollo desde hace varias semanas en las consultas y reuniones de los líderes europeos, del presidente de Estados Unidos, autoridades de la República Popular China. Esta es la que está marcando el despliegue preventivo en términos militares.
 
La acción multilateral está bloqueda por el “poder de veto” que siguen sustentando los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, ejemplificado en la no aprobación de la Resolución condenatoria sobre el referéndum anexionista de Crimea. La votación el 15 de marzo: 13 votos a favor, uno en contra (Rusia) y una abstención R.P. China). 




Las cartas se han ido colocando sobre la mesa: Referendum de Crimea, Firma del tratado de Anexión por parte de Rusia, implementación de sanciones económicas a personalidades rusas por parte de Estados Unidos y Rusia, fortalecimiento del despliegue militar ruso en Crimea y alrededores. Geopolítica y Geoeconomía parecen ser los movilizadores en esta escalada de conflicto.



Espero que la historia nos muestre caminos más alentadores como la lista de sitios y monumentos del Patrimonio Mundial que comparte estos países en mares más lejanos que el Caribe. Son los testigos silentes de la historia y la esperanza.

Algunas referencias: