Es una experiencia de aprendizaje el uso del Blog y el camino hacia un Blog Socioeducativo.
Con tantos recursos interactivos, será un reto mantenerlo actualizado.

viernes, 2 de agosto de 2013

Rompiendo barreras lingüísticas a favor de la integración del Caribe

Una reflexión sobre un camino andado en los estudios caribeños.

Las barreras lingüísticas factor como condicionante de la integración regional en el Gran Caribe ha sido un argumento recurrente sobre el cual se han formulado políticas y programas de enseñanza del español como lengua extranjera.
El Caribe no hispano, sus líderes y población en general han sido actores de primera mano en los espasmódicos y continuos programas que desarrolló Venezuela, a partir de los años setenta del siglo XX, en los distintos países de la región a través de los Institutos Venezolanos de Cultura y Cooperación (IVCC) como parte orgánica de las actividades de las Embajadas, pero también de los Cursos de Inmersión para promotores culturales del Caribe anglófono que se desarrolló con la Escuela de Idiomas Modernos de la Universidad Central de Venezuela, en los años noventa, con el apoyo del extinto Consejo Nacional de la Cultura (CONAC) y luego Ministerio de la Cultura. Estas acciones que tuvieron sus altibajos y matices, dorados, plateados, bronces y hasta de hierro forjado por la creencia y compromiso de académicos y cultores del (re)conocimiento y respeto de la diversidad del Caribe.
 La Asociación Venezolana de Estudios del Caribe (AVECA) y un grupo de sus miembros (investigadoras de la Universidad Central de Venezuela, UCV) participaron activamente en reuniones de trabajo y otros eventos académicos, como panelistas y como conferencistas, como docentes en algunos de esos cursos de inmersión. Algunas materiales (presentaciones, ponencias, artículos) quedaron como testimonios en memorias, libros,  en obras colectivas con colegas venezolanos y de otros países del Caribe: La dimensión cultural del Regionalismo en América Latina y el Caribe (1998); Caribe: identidad cultural y política: escenario para la cooperación e integración regional (2001), Interlocutores y Agendas en las relaciones internacionales del Caribe (2003), Caribe como interlocutor y parte de la agenda de cooperación en las relaciones exteriores de Venezuela (2005).  Algunos de ellos en proceso de digitalización e incorporación en repositorios abiertos e institucionales en Internet.

Chile-CARICOM: enseñanza del Español como lengua extranjera en el Caribe

Volviendo al tema inicial; el V Centenario y las Cumbres Iberoamericanas; entre otros, añadieron más colores e intereses bilaterales y multilaterales, a estas actividades que han visto desfilar programas del Instituto Cervantes, de España, Cursos y programas en la propia University of West Indies, la Cátedra de Integración Lingüística del Foro de Ministros de Cultura de América Latina y el Caribe, como también en los intentos de la Asociación de Estados del Caribe, con sus dos primeros Secretarios Generales (el venezolano Simón Molina Duarte V  y el jamaiquino Norman Girvan), en tratar de crear un programa regional para la difusión y enseñanza de las lenguas oficiales de los países miembros del Gran Caribe. En este contexto, la integración es algo más que un producto, se trata de un proceso complejo, dinámico, envolvente y atractivo para la investigación y análisis.
El aprendizaje de esa arquitectura de la cooperación e integración regional ha estado signado por las esperanzas y las frustraciones, tanto en lo institucional como en lo práctico. De esta manera, a la primera generación de esquemas institucionales se la ha añadido una compleja red de organismos de integración regional, subregional y binacional; y casi en paralelo se le ha sumado una gama de mecanismos de cooperación, consulta y coordinación regional que hacen cada vez más necesaria la convergencia entre todos ellos” (Yonis, 2005)
La dinámica de la cooperación y la integración regional ha tenido sus olas, ajustes y cambios pero el conocimiento de las lenguas y culturas de los ‘vecinos’ es fundamental. 

Es válida la ocasión para señalar el programa que Chile ofrece a los países de la CARICOM: Diplomado de Metodologías de Enseñanza del Español como segundo idioma para Profesores de la CARICOM, programa que cuenta con el esfuerzo conjunto de la Agencia de Cooperación Internacional de Chile (AGCICHILE) y la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE)
Estos programas de formación para profesores (u otros profesionales)  constituyen un proceso de aprendizaje complejo, en el que más allá de aprender algo más de una lengua extranjera o  actualizar métodos de enseñanza de una lengua extranjera, supone un diálogo intercultural entre docentes-facilitadores (en este caso chilenos) y aprendices caribeños con diversas  nacionalidades y referentes culturales. El uso de las tecnologías de información y comunicación que tiene como base unas 5 semanas de intercambio presencial serán unos aceleradores importantes en el conocimiento de las diversidades. 
Cada uno en su rol dentro del proceso de aprendizaje “formal” añadirá experiencias pero también se añadirán conocimientos de realidades culturales sobre las cuales hay mitos, juicios y prejuicios. Este es el valor agregado efectivamente valioso en el tiempo para la comunicación, para la cooperación y, por qué no, para algunas realidades de la integración del Caribe y América Latina.
La información sobre una séptima edición del Diplomado chileno para CARICOM, así como algunas otras informaciones sueltas sobre programas bilaterales, nos llevan a reflexionar en la necesidad de reactivar y/o dar seguimiento a ciertas líneas de trabajo e investigación sobre las barreras lingüísticas y la diversidad cultural en las dinámicas de la cooperación e integración regional para el Caribe y América Latina.

Diversidad del Caribe y el binomio lingüístico-cultural:Educación

La región del Caribe en su visión micro o macro tiene una diversidad lingüística y cultural que ha reunido académicos, líderes, gobernantes aunque la institucionalización de programas de cooperación multilateral enfrentan limitaciones. En este aspecto, es pertinente destacar la relevancia que vuelve a tomar este binomio lingüístico-cultural en la última Cumbre e la Asociación de Estados del Caribe (AEC), reflejada en el Plan de Acción de Petion Vile:

Establecimiento del Centro para la Promoción de los Idiomas y las Culturas del Gran Caribe (CPIC). Con este proyecto, se busca priorizar la implementación de programas de intercambio de  estudiantes entre los países de la AEC para la capacitación en idiomas y la inmersión cultural. Por lo tanto, este proyecto persigue promover la diversidad cultural de la región, y fortalecer las competencias de los nacionales en el dominio de las principales lenguas del Gran Caribe: inglés, francés y español; fomentar también el conocimiento de la cultura y del idioma Créole, así como de las otras lenguas autóctonas y culturas del Gran Caribe.

Retomando caminos de estudios del Caribe.

Es grato ver que se retoman ideas de predecesores como ya lo indicamos. Si bien solo el tiempo nos permitirá ver el desarrollo de este compromiso, la creación de este centro es un aliciente para quienes no olvidamos ciertos temas de investigación. 

Las condiciones (materiales, humanas y técnicas) para estas actividades desde la instituciones de educación superior en nuestro país marcan ritmos distintos en las agendas de intereses por los temas 
caribeñistas, pero quién dijo miedo! 


Vale recordar la letra y canto de la recordada Celia: “… Ay, no hay que llorar, que la vida es un carnaval…”