Es una experiencia de aprendizaje el uso del Blog y el camino hacia un Blog Socioeducativo.
Con tantos recursos interactivos, será un reto mantenerlo actualizado.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Recordatorios de Agenda: la controversia por el #Esequibo


@mirnayonis
El maremágnum de asuntos domésticos con proyección internacional sobre la crisis que vive Venezuela plantea retos para el seguimiento a la complejidad de la agenda de relaciones exteriores de Venezuela.
En la cobertura de medios e incluso académica desde Venezuela el tema del Esequibo luce como aquella letra  musical caribeña titulada “periódico de ayer” pero para el gobierno de Guyana, el balance diplomático satisfactorio que hace del anuncio del Secretario General de la ONU el 30 de enero le ha envalentonado a iniciar acciones judiciales unilaterales que pasan por alto el mutuo acuerdo entre las partes y la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para someter cualquier controversia.

  • El 14 de Febrero, en un comunicado de prensa de la Commonwealth su Secretaria General, Patricia Scotland, “con satisfacción la decisión del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, de remitir la controversia fronteriza de larga data entre Guyana y Venezuela a la Corte Internacional de Justicia (CIJ)”. Destacó que el tema había sido abordado tanto en la reunión de Jefes de Estado de 2015, en Malta, como en la Ministerial de 2017, en Nueva York en el marco de la Asamblea General de la ONU, y reiteró “el apoyo inequívoco y colectivo de los gobiernos miembros de la Commonwealth para el mantenimiento y la salvaguardia de la soberanía e integridad territorial de Guyana”.
  • 29 de marzo el Gobierno de Guyana introduce una solicitud de demanda ante la Secretaría de la CIJ para zanjar la controversia.
  • 04 de abril, queda registrado de manera pública el caso como tema en proceso de la CIJ, a través de comunicado de prensa en la página web.
  • 20 de abril en el Comunicado Final de la Cumbre de Mandatarios de la Commonwealth se expresó pleno apoyo a la decisión del Secretario General de las ONU de elegir la Corte Internacional de Justicia como el medio para la solución de la controversia entre Guyana y Venezuela., y reiteraron su apoyo inequívoco al mantenimiento y salvaguardia de la soberanía e integridad territorial de Guyana.
  • 8 de mayo la reunión de Cancilleres de la CARICOM (COFCOR) en su Declaración final, incluyeron una sección sobre la Controversia Guyana-Venezuela.  La diplomacia esta vez, en nuestra apreciación, combinó prudencia al tomar nota de la acción de Guyana en su solicitud a la CIJ y firmeza al manifestar que el “COFCOR reiteró su apoyo inequívoco para el mantenimiento y salvaguardia de la soberanía e integridad territorial de Guyana” 
Estas acciones y eventos constituyen un contexto para la consideración de la controversia Guyana-Venezuela, entre los temas que serán abordados en la  Cumbre de Mandatarios de la CARICOM que se celebra en el mes de Julio. Este encuentro se celebrará en Jamaica que asume la Presidencia rotativa del organismo regional.
La crisis que vive nuestro país plantea una  agenda (o multiagenda) compleja tanto en lo interno como en relaciones exteriores. Tenemos muchas anotaciones. Baste con mencionar que aunque Guyana forma parte del Grupo de Lima, y hay diferencias en la región respecto a las formas de presión y sanción que se hacen al gobierno de Venezuela, es iluso pensar que haya variaciones en la unidad respecto a la posición que ha mantenido el Caribe anglófono frente a esta controversia.
El tic-tac del reloj avanza, sin prisa y sin pausa. Solo tenemos la declaración pública del gobierno venezolano rechazando la acción unilateral de Guyana, reiterando el Acuerdo de Ginebra como marco que rija la relación bilateral, pero ninguna noticia de acciones diplomáticas o jurídicas. ¿Qué podemos esperar?
Caracas, 19 de mayo de 2018


CEPAL: multiregionalismo y la agenda 2030

@mirnayonis   
Hemos observado gran dinamismo en los cruces del multilateralismo y regionalismo, entre la agenda global y regional, enmarcados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Si bien esto es una dinámica que seguramente se repite para otras regiones nos interesa destacar, en esta oportunidad, lo referido a América Latina y el Caribe. Varios son los encuentros a través de los cuales podemos cotejar la intrincada madeja institucional que se teje en estos escenarios del multilateralismo.
La Cumbre de las Américas, celebrada en Lima, Perú, consideró la agenda 2030, la complejidad de una agenda geopolítica y el tema definido para esta reunión (Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción) tiene un rango distinto al que tratan los siguientes eventos, desarrollados en el contexto de la CEPAL:
  • El Foro de los Países de América Latina sobre el Desarrollo Sostenible, (FOROLAC2030) celebrado en Santiago de Chile, 18-20 abril.
  • Sexta Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información de América Latina y el Caribe. Cartagena de Indias, Colombia 18 al 20 de abril, la cual hizo un balance sobre los acuerdos establecidos en la Agenda digital (eLAC).
  • Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y la Justicia en Asuntos Ambientales (Principio 10 de la Declaración de Río), acordado el 4 de marzo de 2018, en Escazú – Costa Rica, por el Comité de Negociación, el cual estará abierto  a la adhesión para todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, a partir del 27 de septiembre de 2018
  • La reunión ordinaria bienal, 37mo periodo de la CEPAL, en La Habana,  en el marco de su 70 Aniversario, presentó como Documento central “La ineficiencia de la desigualdad”, al igual que tomó relevancia la subregión Caribe, en su noción insular,  tanto en el programa como en los Documentos de trabajo complementarios.  Detalles de evento (comentarios y críticas) pueden ser abordados en futuros escritos.


Cada una de estas reuniones presenta un desarrollo institucional propio del multilateralismo onusiano, y a la vez incorpora algunas modalidades propias del “nuevo multilateralismo” con la participación de otros sectores y actores sociales que confluyen para la construcción de propuestas que son llevadas, posteriormente, a las reuniones de decisión política. En este caso, el FOROLAC2030 es la plataforma multisectorial de debates. Al igual que la Conferencia Ministerial y el Comité de Negociación del Acuerdo de Escazú,  son los escenarios de consulta que construyen propuestas. Todos estos documentos previamente elaborados así como las propuestas de grupos de países miembros, fueron llevados a la reunión ordinaria de la CEPAL. Este año, en Cuba, país que asume la Presidencia pro-tempore de la Comisión Regional durante dos años, se definieron efectivamente las prioridades de la plataforma final que serán elevadas ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre de 2018.  
La descripción muy apretada de este camino institucional suele ser criticado, pero adquiere sentido cuando se trata de tener directrices que garanticen compromisos de los propios países que forman parte de la organización, así como de los fondos que deben proveerse para hacer factible la ejecución de programas de acción.

La CEPAL es una institución multilateral sui géneris  del regionalismo del siglo XX. Hoy día, en el siglo XXI, en el marco de los ODS y de la agenda 2030, ese regionalismo  se vende con la meta de: Por un Desarrollo Sostenible con Igualdad. 
Caracas, 18 de mayo de 2018

martes, 8 de mayo de 2018

La divisoria geopolítica de las relaciones diplomáticas entre China y el Caribe


@mirnayonis   
El reciente anuncio de la Cancillería de la República Dominicana sobre la ruptura de relaciones diplomáticas con Taiwan y el inicio de relaciones diplomáticas con la República Popular China, es una buena excusa para reflexionar sobre la relación de los países del Caribe y su relación con los centros de poder de la geopolítica mundial.
El Caribe es una región diversa y compleja que se acentúa al incorporar los debates, a los que hemos hecho referencia en otras oportunidades,  sobre cómo se define la región Caribe en relaciones internacionales. La historia, herencia colonial y el juego geopolítico forman parte de los procesos más contemporáneos de las relaciones internacionales de esta región.
El juego geopolítico en el Caribe en el siglo XX, después de la segunda guerra mundial pareció marcado primero por la redefinición de presencia europea y de Estados Unidos en la zona, situación que cambió en la década de los sesenta con las protecciones y alianzas generadas a partir de la Revolución Cubana con Rusia. La presencia de China en esta región emerge al compás de los cambios en la geopolítica mundial y de la propia China en los años 90.
La existencia de dos países (República de Taiwan y República Popular China) que reclaman la legitimidad de ser China plantea disyuntivas protocolares para las relaciones internacionales, puestos que sus posiciones excluyentes condicionan la posibilidad que la comunidad internacional pueda tener relaciones diplomáticas con ambos estados de manera simultánea. Esto genera a su vez restricciones en las relaciones económicas y culturales. En la ONU luego de una larga negociación, lo resolvió asignando a la República Popular China el puesto de miembro no permanente en 1971, pero sigue en suspenso el estatus político de Taiwán.
De la veintena de países que sostienen relaciones diplomáticas con Taiwan, la mitad están en América y la mayoría son de Centroamérica y Caribe Insular. Esta correlación va cambiando con los anuncios de establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular de China, por parte de Costa Rica (junio 2007), Panamá (junio 2017), y de Rep. Dominicana (mayo 2018). Dejando en saldo favorable en relaciones diplomáticas con Taiwan a: Belice, Haití, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas. En el resto de los países, la representación de intereses de Taiwan recibe otras denominaciones: Oficina Comercial y Cultural, Oficina de Enlace, entre otras.
Si bien el número de misiones diplomáticas es relevante, hay otros aspectos en este cambio en la presencia geopolítica de China. Para el Caribe como para el resto de América Latina, si bien las variables de la cooperación económica y cultural, y en el sistema crediticio son atractivos,  en términos generales la relación comercial es asimétrica y desigual.
El ascenso de las relaciones de China con la región del Caribe (en sus expresiones de Caribe Insular y Gran Caribe) se refleja en la generación de varios mecanismos multilaterales de diálogo y cooperación:
Foro Ministerial China-CELAC. El Primero se realizó en 2015 en Beijing, el Segunda en Santiago de Chile, Enero 2018. En el marco de este Foro se desarrolló el encuentro China-CARICOM a través del COFCOR, presidido por la Canciller de Barbados, la Senadora Maxine McClean, el cual sirvió de acercamiento para un mecanismo más formal que celebrará reunión a fines de 2018: el Foro de Cooperación Económica y Comercial China-Caribe.
La Asociación de Estados del Caribe (AEC) como organización del Gran Caribe que reúne los grupos regionales de CARICOM, Centroamérica, los Tres continentales y los No agrupados, en su reciente reunión ordinaria de Consejo Ministerial, celebrada en la Isla de Margarita (marzo 2018) y de la II Conferencia de Cooperación de la AEC contó como país invitado especial a China. “Estamos dispuestos a ampliar la coordinación con los países del Caribe y promover el desarrollo sostenible en el marco de nuestras relaciones bilaterales”, fue una de las frases que acuño el señor Yin Hengmin, representante especial del gobierno chino para Asuntos de América Latina y el Caribe.
El caso distintivo es el de Cuba. Desde septiembre de 1960 se estableció relación diplomática con la República Popular China, dejando de lado la relación que había sostenido con Taiwan (Formosa). El elementos ideológico estuvo marcado por las distancias de China-Rusia, pero en términos diplomáticos la relación fue estable. A partir de 1988 se fortalece con la creación de la CMIREC (Comisión Mixta Intergubernamental para las Relaciones Económicas y Comerciales). Desde 1999 con los cambios en la política económica y en las relaciones exteriores de China se han generado otros mecanismos de cooperación, crediticia y de inversiones, tributación, joint venture y otras figuras que amparan las relaciones económicas entre ambos países.
Algunos otros aspectos quedan en agenda de seguimiento y análisis. En lo bilateral puede haber elementos particulares pero en todas ellas la coincidencia es un incremento sustantivo de la presencia económica y cultural de China en el Gran Caribe.

Caracas, 08 de mayo de 2018.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Presidencias rotativas del multilateralismo y la AEC


@mirnayonis   
Las presidencias rotativas y presidencias pro tempore han estado en el tapete de algunas coberturas informativas, en particular por las alianzas y agrupamientos generados respecto a la contundencia o estridencia en las demandas y posiciones que se tienen sobre la agenda internacional. En nuestro contexto regional, esto ha adquirido otros matices cuando tomamos en cuenta escenarios del multilateralismo regional como la Asociación de Estados del Caribe (AEC) que celebró recientemente su reunión ordinaria de Consejo Ministerial, teniendo como sede Venezuela, en la isla de Margarita. Y dado que las coberturas informativas son abrumadoras queremos destacar la rotación de las últimas presidencias de esta organización y la que va en curso, debido al vínculo ideológico que les acompaña en otros espacios regionales como la ALBA.


Quien asume la presidencia de la AEC, dado su estructura orgánica del Consejo de Ministros, es la Cancillería (Ministerio de Relaciones Exteriores) del país y en su defecto los Ministerios sectoriales según los comités permanentes, especiales y ad hoc de este organismo regional.
Cronológicamente tenemos lo siguiente: Cuba ejerció en 2016-2017, le pasó el testigo a Venezuela para el ejercicio 2017-2018, y recientemente la Presidencia recae en Nicaragua. Es pertinente señalar que en la AEC la rotación en la presidencia de las directivas de instancia políticas así como para cargos técnicos como el de la secretaría general, obedece a un criterio acordado desde los orígenes de esta organización que se refiere a la representación subregional de países; los fundamentales: CARICOM, Centroamérica, Continental (G-3) . Sin embargo dada la dinámica en la composición y categoría de la membresía, ésta ha tenido que incorporar algunos matices en la práctica que seguramente se reflejarán en modificaciones a los reglamentos y normas de la organización.
La práctica diplomática, en este caso constituida en norma interna, ha generado una troika en la mesa directiva del organismo, en las que el país o funcionario en cargos del anterior, el concurrente y el próximo Consejo de Ministros, constituyen junto al órgano técnico (secretaría) la instancia que articula y debe garantizar el cumplimiento/ seguimiento de los mandatos y decisiones del mecanismo multilateral.
 
   

Es pertinente destacar que además de la dinámica de este multilateralismo caribeño que emana de su estructura formal hay una instancia ‘informal’, la Diplomacia de Cumbres, a la que esta trilogía de países mencionados le asigna cierta prioridad. Durante la Presidencia de Cuba se organizó la VII Cumbre de Mandatarios. Aunque no estaba dentro de las prácticas cronológicas, Venezuela (en su contexto de crisis) lanzó una convocatoria que no tuvo acogida. Le queda a Nicaragua, ahora, el compromiso de organizar la IX Cumbre de Mandatarios que ha sido anunciada para el primer trimestre de 2019.
Una conclusión preliminar: la AEC presenta una particular coyuntura, con la composición actual de la Troika de la presidencia  debido a que está representada por el  “núcleo duro” del ALBA: Cuba-Nicaragua-Venezuela. Esto invita a reflexionar/analizar cuáles son los hilos y prioridad de intereses en las negociaciones diplomáticas dentro de un escenario como el del Gran Caribe, en tres dimensiones. Primero, las que han llevado esta troika de países en sus candidaturas para la presidencia de la organización que concluyen en 2019; en segundo lugar, los temas, redes y espacios que se han generado en estas presidencias; y finalmente, las futuras candidaturas de México o Colombia, la de Rep. Dominicana o Panamá, y la del grupo CARICOM. 
Aunque no hayamos mencionado los aspectos domésticos de los países miembros y de quienes están en la troika ya referida, en particular lo que corresponde a la crisis en Venezuela, son elementos condicionantes de las acciones de estos gobiernos en sus relaciones exteriores. El perfil de cambios parece una crónica anunciada en el regionalismo caribeño.
@mirnayonis
Caracas, 02 de mayo de 2018.


miércoles, 11 de abril de 2018

Cumbre de las Américas en Perú vía 2.0

@mirnayonis
Una via para conocer y hacer seguimiento de la Cumbre de las Américas en particular la que se realiza en estas fechas en la ciudad de Lima-Perú es conectarse con las cuentas institucionales asociadas a este evento multisectorial.
La recomendación inicial que hemos hecho a nuestros estudiantes en el postgrado de relaciones internacionales es una preparación inicial con los elementos asociados: antecedentes, aspectos formales, cronología de reuniones previas ... entre otras y hacer un seguimiento del desarrollo de este encuentro multilateral.
En virtud de ello, además de los nombres de las cuentas oficiales, estamos generando los enlaces respectivos para que esta entrada sea ese punto de partida informativa y recomendar la activación de la chispa investigativa y de rastreo de elementos propios de un Estudio de Caso.
Asumiendo que son los espacios de las redes sociales y de la 'dimensión 2.0, presentamos una selección de las redes a través de las cuales hay registros de estilo Diplomacia Digital. Queda en vuestras manos incorporar otras. Veamos entonces lo siguiente:

Portal Web de Cumbre Americas Perú





Galería de Imagenes de la Cumbre de Perú



Web Secretaria Cumbres Hemisféricas
 
Facebook
Facebook CumbreAméricas