Es una experiencia de aprendizaje el uso del Blog y el camino hacia un Blog Socioeducativo.
Con tantos recursos interactivos, será un reto mantenerlo actualizado.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Huracanes y Tierra de Nadie: Barbuda y otros del Caribe

@mirnayonis     

El significado de "Tierra de nadie", para un/una UCVista,  reúne imágenes de vida universitaria y el recuerdo de gratos momentos de la cotidianidad según el rol que nos haya tocado jugar: como estudiante o como docente, e incluso para quienes disfrutan de los espacios de la Ciudad Universitaria su referencia es el verde, colores y lugar de esparcimiento desde donde puede verse la majestuosidad del Ávila y del Teleférico con la estampa del otrora imponente Hotel Humboldt.
Fue inevitable asociar ese imaginario al traducir el nombre del Documental con el que nos cruzamos buscando algunas informaciones del Caribe: No Man's land (Tierra de Nadie). El contraste entre el imaginario UCVista y el de una tierra devastada fue inmediato al ver con atención el contenido del material que viene en inglés como idioma original. El contraste se comprende al tomar en cuenta el subtítulo: Barbuda after Irma (Barbuda después de Irma).
 Aunque no muchos tengan la posibilidad de comprender plenamente todo el contenido de este recurso audiovisual producido por The New York Times, debido  la "barrera lingüística", las imágenes aéreas o desde el terreno de la Isla de Barbuda son elocuentes. Similares emociones generan el tono de las voces y la expresión en los rostros de quienes como pobladores de Barbuda manifiestan su pesar, su tristeza pero también su firmeza en demandar mejores caminos en las decisiones y proyectos que se están "negociando" desde la sede del gobierno de este estado bi-insular en la isla de Antigua.
 No man's land: Barbuda after Irma
Es pertinente señalar el impactante balance preliminar del paso del Huracán Irma sobre la Isla de Barbuda en la madrugada del 6 de septiembre de 2017: devastada en un 95% , con más de una decena de muertos y pérdidas en residencias, centros de salud, educativos y religiosos, espacios de cultivo y especies animales; el verdor de los bosques y plantas se los llevó el viento. A las 24 horas el 100%  de la población, poco más de 90 mil habitantes, fue evacuada y distribuida inicialmente en albergues y casas de familias tanto en Antigua como en Bahamas. La comprensible prohibición de retorno que se estableció, al paso del tiempo, se ha tornado en un punto de tensión política de una #SociedadResiliente
La reciente Conferencia ONU-CARICOM para asegurar compromisos de ayuda y cooperación internacional tuvo un clima de euforia y satisfacción, como lo muestran la galería de imágenes del encuentro. Ciertamente destacan en los discursos, la receptividad de respuestas positivas y compromisos con fondos de ayuda y apoyos a programas de fortalecimiento de capacidades en un marco que iba más allá de la mera recuperación al asociarlo con la urgencia en atenderlo dentro de la Agenda de Acción Climática que se desprende tanto de los Acuerdos de París como de la Agenda 2030 y los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). Todo este escenario diplomático de Nueva York en las Naciones Unidas contrasta con algunos de los planteamientos que quedan registrados en el Documental. Criticas al tiempo y al enfoque que se están tomando para los Proyectos de Recuperación y Reconstrucción de Barbuda forman parte de los testimonios que brevemente se esbozan.



Este Documental muestra apenas una de las secuelas de Irma y María, en la temporada de Huracanes 2017, y nos ilustra sobre la complejidad de las políticas publicas en la Gestión de Desastres y su inserción dentro de la agenda global y de relaciones internacionales. El tiempo de atención y de ejecución operativa de los compromisos adquiridos es otro tema a considerar dentro de la crítica situación que tiene la población de Barbuda fuera de sus casas y de su tierra.
Otros casos de territorios impactados por la temporada de Huracanes 2017 abonan a la diversidad de la región no solo por los elementos técnicos involucrados, sino por las dimensiones que cada uno de ellos tiene dentro de la geopolítica regional. Sin criterio de exclusión, vale la pena mencionar cuatro grupos de casos, a los cuales se les debe hacer seguimiento:
1. Islas Vírgenes Británicas y las Colectividades francesas, en una doble estrategia que coordina el estatus de territorio no autónomo con estatus de asociado en los programas de recuperación.
2. Cuba, Haití, República Dominicana, como estados independientes articulan su diplomacia apuntando a programas de ayuda y cooperación internacional en el marco multilateral. El tema del tiempo y los canales de ejecución van contra reloj de las necesidades de los afectados.
3. Dominica, Antigua-Barbuda y otros países del Caribe Oriental. En el marco de CARICOM han asumido una plataforma regional de concurrir al marco multilateral diplomático y financiero. El tema tiempo también va en contra reloj de las necesidades y urgencias, pero también el "formato" de los programas de recuperación en donde se evidencia la pugna entre programas globalizados para recuperación de actividades económicas y una agenda propia de desarrollo sostenible y de Acción Climática para un Caribe Resiliente.
4. Puerto Rico, como de Estado Libre Asociado de Estados Unidos se lleva la peor parte de su estatus, mejor dicho de la condición colonial: una burocracia federal asociada a la del gobierno de la isla que en nada ayuda a la solución de problemas inmediatos y de corto plazo (servicio de agua, eléctrico y telefónico), la espada de damocles de una Junta de Control Fiscal que ante la declaratoria de zona de desastre no consideró cambio sustantivo en su tarea, y la imposibilidad legal y política de Puerto Rico de optar por programas internacionales ya que el tema de declaración de emergencia o de desastre es tratado como tema de política interna estadounidense. En resumen un ahorcamiento "masivo" que agrava un círculo nada virtuoso de la profunda crisis económica de Puerto Rico y de creciente éxodo boricua hacia Estados Unidos. Nada alentador.

Caracas, 27 de noviembre de 2017



jueves, 23 de noviembre de 2017

Reconstrucción y Caribe Resiliente

@mirnayonis
Reconstrucción #AcciónClimatica #CaribbeanResilient 
La Comunidad Internacional coordinando acciones de mediano y largo plazo en la reconstrucción pero también en la mitigación de riesgos ante fenómenos naturales que se agravan en un contexto de cambio climático. Una movida global a favor de países del Caribe fundamentalmente miembros de CARICOM-OECS (OECO) que se manifiesta a través de distintos mecanismos de ayuda y cooperación en foros multilaterales; foros regionales como los Europeos e Interamericanos o los globales como la que recientemente se ha convocado en Nueva York CARICOM-ONU. Son los esfuerzos que fortalecen y permiten seguir apostando por la acción colectiva y por las dinámicas del multilateralismo.
Ante esto, es inevitable pensar y cuestionar las respuestas ante la critica situación por la que también atraviesa Puerto Rico. El estatus de Libre Asociado sigue evidenciando los solapados grilletes de colonialidad que ejerce el gobierno de los Estados Unidos que no le permite acceder a la ayuda internacional bajo el argumento de que se trata de un problema interno que atienden las Agencias Federales y locales de la Isla. Y por parte del "poder" en la Isla una campaña de reclamo a las agencias federales por las migajas de la ayuda en medio de una caótica situación que solo agrava la crisis económica y quiebra que se declaró formalmente en mayo de 2017. 
La expresión “Vaya!” es la que sale a relucir pero escrita no permite apreciar la  la diversidad sonora de quienes la expresan ante la realidad que día a día viven en la isla.  Más de 60 días sin servicio regular de energía eléctrica -entre otras ausencias- y la frustración frente a pomposos anuncios del gobernador para restablecerlo. Es Inevitable también que emerja la calificación de ineficiencia, corrupción y complicidad del aparato gubernamental local. Mucho por decir sobre el después de #Irma y #María en su paso por el Caribe.
Caracas, 23 de noviembre 2017

http://misperlitas.tumblr.com/post/167802227004/reconstrucción-acciónclimatica

martes, 3 de octubre de 2017

Huracán María en Puerto Rico y Caribe: tecnología satelital y diplomacia:

@mirnayonis
Declaraciones de Trump en Puerto Rico
En ocasión de la corta visita que realizó el  Presidente Trump a Puerto Rico y los comentarios generados por sus lamentables declaraciones sobre la magnitud del desastre ocasionado por el Huracán María comparativamente con lo que Katrina dejó en Luisiana o Harvey en Miami, es oportuno señalar la combinación de esfuerzos colectivos globales y regionales para atender el manejo de emergencias y desastres en el Caribe.
En este contexto resalta el trabajo que realiza la NASA en colaboración con la Agencia Espacial Europea para identificar los daños generados con el paso del Huracán María en el Caribe. Vale la pena señalar que es un trabajo más amplio en el que se incluyen los anteriores Huracanes Harvey e Irma.
El aterrizaje del Air for One el 03 de octubre, en suelo boricua, con todo el equipo de funcionarios federales civiles y de seguridad deja una estela de críticas y sinsabores sobre el posible cambio en la rapidez y eficiencia de apoyo de la FEMA como agencia centralizadora de los programas de “ayuda” para Puerto Rico. Si bien hay expectativas prudentes con la reunión de trabajo técnico, las declaraciones del Presidente y el manejo mediático de la distribución de harina, celulares y papel higiénico dejan mucho que desear.
En todo caso hay una realidad concreta que requiere atención, seguimiento y acciones concretas no solo con las poblaciones afectadas sino ‘en el terreno’. Las magnitudes son propias y sensibles para Puerto Rico pero también para otros territorios insulares como Dominica, Barbuda, Tórtola, San Martin, con distintos grados de autonomía y capacidades de ejercicio de relaciones internacionales para concurrir a Fondos y Ayuda Internacional.
El debate sobre el estatus de Puerto Rico vuelve a la palestra. La urgencia es la etapa actual, pero la emergencia se prolonga en el tiempo por la magnitud de la devastación de franjas del territorio. Si la ayuda pasa por el filtro de la quiebra y el cobro de deudas, sobran razones para preocuparse sobre el futuro de Puerto Rico.  
El dicho “lo peor de dos mundos” golpea la realidad de Puerto Rico en este momento. Por una parte, la precariedad por el desigual trato en la celeridad de acciones por parte de Washington y FEMA. Por otra parte, la imposibilidad de concurrir a programas de ayuda/cooperación internacional debido a los límites que impone le condición jurídico política de Estado Libre Asociado (ELA). Esto es lo que ha llevado a discutir sobre el reprochable trato colonial que tiene Puerto Rico por parte de Estados Unidos.
Puerto Rico. Mapa NASA y Google Earth
El Programa de Desastres de la NASA, dirigido por David Green, declaró a inicios de septiembre que se está llevando esta iniciativa a un segundo nivel  "para ayudar a forjar relaciones y compartir recursos de información críticos para la respuesta ante desastres desde la fase de alerta temprana hasta la de recuperación". Es por ello que ha entregado a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) un mapa de áreas en el este de Puerto Rico que han sido dañadas como resultado del impacto del huracán María. 
Uno de los balances que amenaza con mayores secuelas en Puerto Rico es la situación en la zona aledaña a Loíza, tanto por los daños en la vegetación y en la amenaza que representa el desvío de afluentes del Gran Río Loiza o el desbordamiento del lago Loiza. De la treintena de embalses, el nombre oficial es Embalse  de Carraízo (nombre oficial) ubicado al noreste de la isla, en el municipio de Trujillo Alto, fue construido en 1954, se alimenta del Río Grande de Loíza y tributarios. Es la principal fuente de abastecimiento de agua de la zona metropolitana de San Juan.
El detalle del mapa de Puerto Rico  fue desarrollado, mediante combinación de varios recursos tecnológicos, con imágenes captadas con los radares de los satélites Copernicus Sentinel-1A y Sentinel-1B los cuales operan con apoyo de la Agencia Espacial Europea (AEE). Esta información fue divulgada a través de los medios el 30 de septiembre, días previos a la visita del presidente Trump a Puerto Rico e Islas Vírgenes americanas.
Mapa de Isla Dominica y vecinas
El grupo de mapas generados por NASA y AEE apoyan la identificación de daños y las acciones tanto de gobiernos como de agencias y organismos intergubernamentales y no gubernamentales, primero en el rescate de víctimas y acciones primarias de emergencia, pero también en los planes de recuperación y reconstrucción. En el caso de Estados Unidos, apoyar a FEMA en la evaluación de daños en Puerto Rico así como en Islas Vírgenes americanas, donde la Isla Tórtola es una de las más afectadas. Entre otros interesados en dichos mapas se encuentran países y agencias europeas, debido a las relaciones  como administradores (metrópoli) de territorio con distintos grados de autonomía (ex-colonias) e independencia, específicamente de Francia, Reino Unido y Reino de los Países Bajos. Seguramente,  organizaciones no gubernamentales de socorro y ayuda humanitaria también darán su propia lectura.
Todos estos eventos además de demandar conciencia y solidaridad ponen de manifiesto las urgencias señaladas por el Caribe y estados archipielágico en la agenda del cambio climático, el calentamiento de los océanos y la mitigación de riesgos, entre otros. El (Gran) Caribe tiene un Dossier de propuestas y acciones concretas que siguen en desarrollo:
1.    La creación en 2005 de la Agencia del Caribe para el Manejo de Emergencias y Desastres (Caribbean Disaster Emergency Management Agency, CDEMA) avalada como plataforma regional por parte de la CARICOM y la OECS-OECO.
2.    La Resolución A/RES/69/216 “Hacia el desarrollo sostenible del mar Caribe para las generaciones presente y futuras” de la Asamblea General de la ONU en 2016. Este es el resultado del trabajo iniciado en 2008 con la creación de la Comisión del Mar Caribe, cobijada por la Asociación de Estados del Caribe (AEC), con miras a lograr la Declaratoria del Mar Caribe como Zona Especial en el contexto del desarrollo sostenible.
En tecnología y en diplomacia se evidencia la suma de esfuerzos regionales en torno a temas de interés como el manejo de desastres y la protección ambiental, entre otros. CEDEMA y la Zona Especial son dos cartas de presentación caribeñas. Ante el reciente retiro de Estados Unidos del Convenio sobre Cambio Climático, con la firma de una Orden Ejecutiva del Presidente Donald Trump, y sus declaraciones marcando distancias con los programas de protección ambiental, vale la pena explorar las calificaciones en las ‘cartas de buena conducta’ de los gobiernos-países. 
Caracas, 03 de octubre de 2017.